ESTAMBUL – 2011


Un país como Turquía, eterno aspirante a entrar en la Otan y en la Comunidad Europea, siempre crea recelos en el resto de los países europeos, por su mayoría musulmana, muy evidente según he podido constatar en mi reciente viaje a Estambul.

Diferencias de estilos según la religión.

Esto es más visible entre las mujeres, cuyos vestidos van desde la minifalda en el caso de las no islámicas, hasta el traje negro tradicional que no deja ver nada de su anatomía, desde la cabeza a los pies, ocultando incluso los ojos.

Los hombres por contra visten con camisetas, camisas de manga corta, shorts o vaqueros como aquí en España, y a mi particularmente me resulta muy doloroso ver esos cadáveres vivientes embalsamadas en vida, al comprobar por algún detalle que apenas tienen muchas 15 o 16 años.
Esto nos produce a los occidentales una primera sensación de rechazo, pero poco a poco, se va descubriendo el carácter de los turcos, que son cariñosos, serviciales y muy prestos a ayudar a un despistado turista en apuros.
Llama la atención ver que en una ciudad enorme como Estambul, donde viven 18 millones de personas, cada uno lucha desesperadamente en su pequeña parcela, por salir adelante, ofreciendo casi cualquier cosa a los transeuntes y turistas.
Cuencos de sandia fresca ya pelada muy dulce y agradable por 2 liras turcas (fiyas), lo que al cambio son unos 80 céntimos. Y la ración es suficiente para dos personas de sobra.

Tráfico de barcos en el Bósforo.

Otros venden rosquillas muy típicas allí, con granos de semillas por encima, o mazorcas de maíz tierno, cocidas a asadas. Castañas, botellas de agua fria, que hay miles y de be de ser uno de los mayores negocios de Estambul. El Agua potable. etc.
Algunos (los menos pudientes, que aquí serian mendigos, no piden por las buenas y se llevan una vieja báscula de baño, junto a la cual se sientan en cualquier acera, ofreciendo el servicio de pesarte a cambio de unos céntimos.

Otros venden, perfumes de Carolina Herrera o Calvin Klein por un Euro. Rolex por cinco euros (después de pedirte inicialmente 40 liras y al negarte te lo dan por una o dos liras).
Un bullicio constante y una sensación de ser una mega ciudad viva, en la que todo se mueve sin parar y proliferan las teterias  en las que te sientas sobre grandes cojines en el suelo.Cuando cierran los comercios (oficiales). Las tiendas etc, que mas o menos es a las 10 o las 11 de la noche, llega una turba de “top manta” que ocupa las aceras de todo el centro y extienden sus mantas ofreciendo, zapatillas de deporte, gorras con luces, etc. hasta donde llegue la imaginación, digamos en un “segundo turno”. Las calles no pueden parar.

Interior Mezquita de SULEIMANIYE.

MEZQUITAS.
Quizá lo mas famoso de Estambul son sus mezquitas, entre las que destacan la “MEZQUITA AZUL” o del Sultán Ahmed, construida en 1.609. Tambien muy conocida es “SANTA SOFIA” que originalmente fue una antigua basílica patriarcal ortodoxa, posteriormente una mezquita y en tiempos recientes fue habilitada como museo.
Otra mezquita muy famosa y bonita es la de Suleymaniye.
En todas ellas es obligatorio descalzarse al entrar y poner el calzado en una bolsa de plástico que te dan. Las mujeres ademas de lo del calzado deben llevar un velo en la cabeza.

La "Mezquita Azul"

Aunque su finalidad no es la de rezar como el resto de las mezquitas, tambien llaman así a la “CISTERNA BASILICA“, uno de los 60 enormes depósitos subterraneos de agua que posee Estambul.
Se construyó en pocos meses, en el año 532, durante el reinado del Emperador bizantino Justiniano I (527 – 565).
La cisterna se construyó para evitar la vulnerabilidad que significaba para la ciudad que durante un asedio se destruyera el Acueducto de Valente principal aporte de agua potable a la ciudad.

Cisterna Basílica

PALACIOS
Es mundialmente famoso el Palacio de Topkapi del que incluso se han hecho películas. Su nombre significa, ‘Palacio de la Puerta de los Cañones, por estar situado junto a una de las puertas de Estambul llamada asi.

Jardines del Palacio de Topkapi.

Actualmente es un museo. Está situado entre el Cuerno de Oro y el Mar de Mármara, y desde él se tiene una espléndida vista del Bósforo. Está formado por muchos pequeños edificios construidos juntos y rodeados por cuatro patios.

Soldado de la Guardia Real a la entrada del Palacio de Dolmabahçe.

Es Palacio de Dolmabahçe, es el mayor y sin duda la obra mas faraónica y cara de la ciudad. Emplazado en la costa europea del Bósforo. El palacio sirvió de principal centro administrativo del Imperio otomano de 1853 a 1922.
Con un coste de cinco millones de libras de oro otomanas, el equivalente de treinta y cinco toneladas de oro. Catorce toneladas fueron usadas únicamente para adornar el techo en el interior del palacio. La mayor araña de cristal de Bohemia, un regalo de la reina Victoria, está en la estancia central. La araña tiene setecientas cincuenta lámparas y pesa cuatro toneladas y media. El Dolmabahçe tiene la mayor colección de candelabros cristal de Bohemia y Baccarat y una de las grandes escalinatas tiene pasamanos de cristal de Baccarat.

Palacio Dolmabache (Puerta del Sultan)

BAZARES
Sin duda uno de los mayores espectáculos de Estambul son sus enormes e increibles bazares. Destaca el “GRAN BAZAR” (Kapalıçarşı en turco), es el mayor de la ciudad y uno de los bazares más grandes del mundo.
Allí se puede encontrar casi de todo. Se extiende por un área de 45.000 m2 de los cuales 36.000 m2 son útiles. Se estructura en 64 avenidas y calles y 16 patios con cerca de 3.600 tiendas. Se accede a este recinto cerrado mediante 22 puertas y se ponen la venta más de 97 diversas variedades de productos vendiéndose más de 12.700 artículos diferentes y trabajan más de 20.000 personas.

58 de sus calles son cubiertas, pero sus alrededores son un laberinto increible de callejas con tiendas temáticas. Por ejemplo en una calle están dedicadas  todas sus tiendas a vender botones, otras a remaches, otras a cremalleras, otras a cadenas, bisagras. etc.
La verdad es que uno se queda loco al ver tanta oferta de lo mismo, pero al cruzar la esquina es otro el producto ofrecido.

El GRAN BAZAR.

Sin darse cuenta entre callejuelas abarrotadas de tiendas con todo o gran parte de su mercancia en la puerta de la calle, trajes de novia, herramientas, etc, se llega a la puerta del   “BAZAR EGIPCIO“, tambien conocido como “Bazar de las especias“.
Allí el colorido es total y las aromas embriagadoras. Todo tipo de tés, especias, quesos turcos, embutidos de vaca (ya que no comen cerdo) y sobre todo, dulces. Muchos dulces. Las “Delicias turcas”, una exquisitez que tiene cientos de variedades, formas y colores.
Todo está colocado primorosamente y es un espectáculo verlo. Despues se sale a la calle y viene una zona donde se venden plantas,

Escaparate zapatería festiva.

animales, patos, gallinas, hurones, perros, palomas, incluso hay una zona dedicada a las “Sanguijuelas”, que los viejos se llevan como medicina.
Por supuesto todo tipo de piensos para esos animales, todo tan bien colocado como las especias del interior.

EL BOSFORO.
Así, embriagado por los aromas de las especias, se sale a una gran mezquita que está junto al puente de Galata o (en turco Galata Köprüsü), un puente que cruza el brazo de mar llamado “El Cuerno de Oro”. Tienes dos niveles, el inferior está lleno de restaurantes con camareros que tratan por todos los medios que elijas su local y te prometen que lo suyo es lo mejor.
La parte superior está dedicada al tráfico y al tranvia, pero en sus anchas aceras se amontonan cientos de pescadores de caña.

El "GRAND CELEBRATION"

Tambien hay un mercadillo al cruzar el puente que venden aparejos de pesca y cebos, carretes, cañas, anzuelos todo al aire libre.
Pero lo mas curioso es el mercadillo de pescado fresco, en el que te venden doradas, caballas, salmones, lubinas o boquerones (anchoas) vivos. No es una exageración. Los tienen en grandes barreños por los que corre el agua por mangueras y al menos las caballas pequeñas y boquerones estan nadando en ellas. Mas fresco imposible.
Ademas con la ventaja que junto a los puestos de pescado hay unas pequeñas fredurias con unas mesitas bajas en las que lo comprado te lo preparan en unos minutos y alli mismo te lo comes.

Bazar egipcio o de las especias.

Una de las ofertas mas interesantes para hacer en esta zona (Eminönü), es dar un paseo en barco por el Bósforo. Cuesta entre 10 y 20 liras turcas(fiyas) por persona (entre 4 y 8 euros) segun su duración, que mas o menos son algo menos de dos horas.
Una sorpresa fué ver atracado el “GRAND CELEBRATION“, el crucero en el que visitamos las islas griegas el año pasado.
Tambien llama mucho la atención, la cantidad de barcos similares al que vamos nosotros, algunos convertidos en auténticas salas de fiesta flotantes, en los se se está celebrando una boda, un banquete etc. y ves a todos bailando en la cubierta.

Rosquillas típicas con granos de sésamo por encima.

LOS VENDEDORES CALLEJEROS
En cualquier esquina, lo primero que ves, es un vendedor de sandía pelada, fresca y dulce por una lira o dos (segun zonas), mas o menos entre 40 y 80 cts de euro). Te la dan en un “tuper” de plastico con un tenedor y es mas que suficiente para dos personas.
Otro producto que te encuentras por doquier son los puestecillos de mazorcas de maiz tierno. Asadas o cocidas.
Los “castañeros” que aquí asociamos con el frio y la navidad estan por todas partes tambien. Por supuesto, todos son hombres. Las mujeres no hacen ningun trabajo de ese tipo.
Se ven tambien muchos puestos de helados, con el correspondiente mozo vestido de turco con su típico bonete rojo, amasando con una pala de madera la masa del helado.
Otro “gremio” que es una plaga son los vendedores a botellas de agua fria. No se cuandos millones de ellas se venderán diariamente en Estambul, pero sin duda es uno de los mayores negocios.

Barcos frente al Puente de Gálata, donde se despacha pescado asado.

LUGARES INTERESANTES.
Por indicacion de unos compañeros de hotel, con los que coincidimos en el restaurante cercano, visitamos un lugar, una especie de bar situado en un alto, que hay que subir por teleférico, atravesando un enorme cementerio en ladera.

Vista de Estambul desde el Café "PIERRE LOTÍ".

Es el Pierre Lotí. Llamado así por un artista frances que vivia alli el siglo pasado y que lo único destacable son sus bonitas vistas sobre el llamado “Cuerno de Oro” y sobre la ciudad.
Otro lugar lugar a visitar es la Torre de Galata, el punto mas alto de la ciudad.

Las empinadas calles que la rodean estan llenas de tiendas, entre las que destacan las de instrumentos musicalesy las terrazas. Eso si, en esta zona europea, tras cruzar el puente de mismo nombre, hay menos vendedores callejeros de fruta y demas, aunque tambien los hay.

Vendedores de Sandia fresca.

MEDIOS DE TRANSPORTE
El metro, que solo tiene dos lineas es el mejor medio para ir al Aeropuerto  Atatürk.
El medio de transporte mas interesante para los turistas al menos es el tranvia. Es un medio moderno, rápido, con aire acondicionado y que recorre su única linea todos los lugares interesantes para los turistas, como los bazares, Palacios y Mezquitas.
Su precio es 1.75 liras (Unos 80 cts de euro) y hay que sacar en unas máquinas automáticas situadas en todas las estaciones un “jetón”, una ficha de plástico con la cual se accede al andén que está en medio de la calle.

Típicas mujeres musulmanas sentadas en un parque.

LA GENTE
La gente de Estambul, en general son amables y si estan en su trabajo y quieren venderte algo, en un restaurante, en una tienda, son vendedores agresivos. (en el buen sentido de la palabra). Solo que te vea torcer la vista hacia lo que ofrecen, ya te estan dando la carta y diciendo que tienen lo mejor del mundo, que su local es el mas fresco y su cocinero un fenómeno.
A las mujeres cuando van con su pareja, las adulan llamandolas “sultanas” y cosas por el estilo, e intentan convencerlas de que vean todos su articulos, mientras al acompañante masculino le ofrecen un té, o algo y un asiento para que no te pongas nervioso.
Los camareros son espectaculares. Auténticos gladiadores de la calle, en las que como hay tantas terrazas la lucha es encarnizada por “atrapar” a los posibles clientes.
En los Bazares, te ofrecen algun dulce para probar y si compras algo, ellos siguen ofreciendo otras cosas por si cuela.

Es curioso, como costumbres que en España parecen desgraciadamente perdidas, los jovenes suelen ceder el asiendo a las señoras e incluso a los hombres mayores.
Si te ven haciendo una foto, enseguida se ofrecen para hacer una foto a la pareja, aunque no hablan casi nada de español y muy pocas palabras sueltas en ingles. (excepto los de los bazares, que  dicen que el dia que van pocos españoles, es un mal dia). Somos unos de sus principales clientes.
Al vernos perdidos en la inmensidad de calleljuelas que rodean el Gran Bazar, preguntamos a unos señores que no nos entendian. Un chaval de menos de 20 años entendió solo la palabra “tranvia” y se ofreció a guiarnos.

Vendedora de trigo para las palomas.

Como no hablaba nada de ingles ni de español, nos limitamos a ir andando a su lado casi media hora sin decir ni palabra. Una vez en el tranvia le dimos las gracias y nos dispusimos a sacar la correspondiente ficha para subir, pero lejos de ello, sacó su tarjeta de transportes y a pesar de decirle que no hacia falta, fichó dos veces con lo que nos invitó al tranvia. Todo un detalle inimaginable aqui en España.

LA COMIDA
Punto importante es la comida. Aparte del popular “kebab”, que se ha puesto de moda aqui en España y otros paises como una especie de pringoso bocadillo de carne cortada muy fina. (por cierto, alli lo ponen en un plato con mucha guarnicion, cebolla, pimiento, berenjena asada etc, muy diferente).
Platos que me llamaron la atencion fueron, mejillones rebozados (como las gambas con gabardina), el Kokoret, una mezcla de varios pescados triturados, entre los que predomina el bonito a juzgar por su sabor) y con un buen aliño que pica bastante, pero resulta muy sabroso.

Todo acompañado de abundante arroz y ensaladas.
Es muy reseñable tambien en toda la ciudad pero sobre todo en los alrededores del puente de Galata, los barcos que asan pescado. Son caballas, abiertas sin raspa ni cabeza. La verdad es que tienen muy buena pinta y son muy baratas.

Comiendo "Kokoret", un guiso picante de pescado picado.

La gente se las come a miles metida en pan como un bocadillo con un aliño especial, sentados en unos taburetes que hay alrededor de los barcos. Una verdadera multitud los rodea sobre todo en las horas de la comida o la cena.

Estatua de músico de SAZ, un instrumento típico turco, en un parque.

CONCLUSIONES
Una ciudad preciosa, llena de vida y muy recomendable de visitar, si se puede, evitando los meses de verano fuerte, porque, como en todas partes hace mucho calor y además hay mucha gente.

Un bonito pato típico, cerca del hotel, en el que se toma té, se fuma el "narguile" y por la noche hay actuaciones de baile del vientre.

5 Comments »

  1. 1
    Juanma Says:

    Una ciudad fascinante, Pedro

  2. 3
    antonio jorge Says:

    la belleza de estambul es la vida de esta ciudad en la que la diferencia del dia y la noche es solo la luz.

  3. 4
    Fina Rivera Says:

    Me encanta Pedro, es uno de los lugares que queremos ir próximamente, vaya, en cuanto se pueda…, me han hablado maravillas


RSS Feed for this entry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: